D'après Las Meninas




1975
Óleo sobre lienzo
278 x 237 cm
Colección del artista, Madrid

Comentario de la obra


Hacia 1969, Toral abandonó el camino que le llevaba a la abstracción para iniciarse en una pintura figurativa, imaginativa y poética, cuyo leitmotiv es la idea del viaje. «La continua aparición de motivos iconográficos tales como las maletas, los objetos embalados, las habitaciones de hotel, las estancias a punto de ser abandonadas, las estaciones de tren, etc., reclaman la atención del espectador hacia una noción como la referida que, con el transcurso de los años, ha sido profundizada y enriquecida hasta trascender el simple nivel de la anécdota o de las lecturas literales». (Pedro A. Cruz Sánchez, «El viaje a ninguna parte. Cristóbal Toral y la “retórica del alejamiento”», Cristóbal Toral. Pinturas, acuarelas, dibujos y esculturas [cat. expo.]. Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, Sociedad Estatal para la acción cultural exterior, 2003, p. 53).

Como homenaje a los pintores de la tradición española, Toral pintó, en 1974-1975, dos lienzos de grandes dimensiones, D’après Las Meninas y D’après La familia de Carlos IV, prueba de su veneración por Velázquez y Goya. La metamorfosis es más radical en D’après Las Meninas; las maletas, al lado del bastidor abandonado, llenan el espacio que anteriormente ocupaban la infanta y sus sirvientes. La única figura humana es la del aposentador de palacio en el umbral de la puerta y la imagen borrosa de los reyes en el espejo, que junto a la irrupción de objetos de nuestra época en una estancia del s. XVII, confieren a la obra una sensación mágica, casi surrealista.

Cristóbal Toral


Torre Alháquime (Cádiz), 1940

Formado en las escuelas de bellas artes de Málaga, Sevilla y Madrid, se dedicó por completo a la pintura a partir de 1967. Su obra, que mezcla la figuración realista con imágenes oníricas, habla de viajes reales o imaginarios. Sus temas predilectos son el desnudo femenino, los bodegones y las maletas.