89 segundos en el Alcázar




A la Sala Zero de la planta baja (acceso libre) se proyecta continuadamente esta filmación de videoarte


2004
Vídeo (12 min.)
Cortesía del artista

Comentario de la obra


Este vídeo fue el gran triunfador de la Whitney Biennial de 2004 y cosechó numerosos éxitos en su exhibición en diversas ciudades de Europa y América. Para su realización, Sussman contó con un equipo de 35 personas —con quienes constituyó The Rufus Corporation1— que incluía a una coreógrafa, un arquitecto, un diseñador de vestuario, un escenógrafo, actores y no-actores, etc.

Proyectado en loop, el film muestra los momentos anteriores y posteriores al instante que fue captado por Velázquez en su obra. No en vano son muchas las interpretaciones que consideran Las Meninas como un fotograma, como una obra que reproduce un momento específico de un día cualquiera en la corte española del siglo XVII, y Sussman nos quiere enseñar la secuencia que incluye ese momento concreto. Aunque para conseguirlo ha hecho una reproducción fiel del espacio, el vestuario y los personajes, también se ha permitido alguna licencia, como la introducción de una ventana desde la que se ve un paisaje. La banda sonora está compuesta por suspiros, latidos y pasos, en un intento más de mostrar ese momento real.

La obra de Sussman está claramente influida por diversos cineastas y la historia del cine en general, y en sus trabajos usa materiales fílmicos (espejos, materiales reflectores...) y elementos propios del cinéma vérité, como los actores no profesionales. Otro aspecto fundamental en su trayectoria es el empleo de tecnologías de alta definición en la producción de sus obras, y la exigencia de que sean exhibidas en condiciones óptimas.

Eve Sussman


Londres, 1961

Videoartista y productora de películas. En 1985 se licenció en Bellas Artes en el Bennington College de Vermont, y en 1999 empezó a utilizar el cine y el vídeo. Sus trabajos se caracterizan por sus encuadres cuidadosos y por el uso de materiales fílmicos y tecnología de alta definición. Últimamente, recurre a la tradición del tableau vivant. En 2004 presentó en la Whitney Biennal de Nueva York 89 segundos en el Alcázar y creó la compañía The Rufus Corporation, con sede en Brooklyn, con la que trabaja desde entonces.