La infanta doña Margarita de Austria




c.1660
Óleo sobre lienzo
212 x 147 cm
Museo Nacional del Prado, Madrid
The Jules Bache Collection, 1949 (49.743)

Comentario de la obra


Juan Bautista Martínez del Mazo, yerno y discípulo de Velázquez . realizó dos retratos de Margarita María, uno cuando era todavía infanta de España y otro tras haberse convertido ya en emperatriz de Austria. En este primero, iniciado hacia 1660, la infanta aparece retratada con un gran guardainfantes en tonos plata y rosa y sostiene un gran pañuelo blanco, pintado con una espléndida técnica, deudora de las enseñanzas de su maestro. Aunque la organización de la escena recuerda a otros retratos de la reina y de las infantas, Mazo no consigue dotarlo de la perspectiva y profundidad lograda por Velázquez en sus obras.

En la exposición también puede verse el otro retrato de Margarita hecho per Mazo en 1666, en que aparece vestida de negro por la reciente muerte de su padre, Felipe IV.

Mazo había empezado su carrera como pintor a la sombra de su suegro, cuya obra le influyó notablemente. Realizó algunas copias de cuadros famosos de su maestro y de otros artistas de especial renombre. Suyas son las copias de Minerva y Aracne de Rubens y Apolo y Pan de Jordaens que aparecen al fondo del lienzo Las Meninas. Al fallecer Velázquez y ocupar su plaza como pintor de cámara del rey, continuó su actividad retratística de personajes de la corte.

Hasta hace poco tiempo se consideraba esta obra como la última de Diego Velázquez, inacabada, y finalizada por su discípulo. (En el catálogo Velázquez editado con motivo de la exposición celebrada en el Museo del Prado en 1990, la autoría de esta obra es atribuida a Velázquez y Mazo).

Juan Bautista Martínez del Mazo


Castilla, 1605 – Madrid, 1667

Pintor de la escuela barroca madrileña. Discípulo y yerno de Diego Velázquez, realizó algunas copias de las obras de su suegro y en sus retratos imitó también su estilo. Más personales son sus paisajes, muy respetuosos con la realidad y con figuras tratadas minuciosamente. En 1643 se convirtió en pintor del príncipe (Baltasar Carlos). Al fallecer Velázquez fue nombrado pintor del rey.