Català  |  English  









Se nos ha olvidado hasta qué punto el movimiento impresionista acabó creando, cuarenta años después de su eclosión, su propio academicismo.

Contra esas fórmulas trasnochadas, hay que procurarse un alma nueva y virgen y volver a las fuentes del arte, supuestamente más auténticas y más puras. Nace un interés por los “primitivos”, que se desarrolla a lo largo del siglo xix y se radicaliza durante el siglo xx. Ese primitivismo bebe de fuentes múltiples y no exclusivas: el arte de Gauguin y su afición por lo “salvaje”, el arte románico, el arte africano (descubierto hacia 1905 por Derain y Matisse) y también el Aduanero Rousseau.

Las obras reunidas en esta sección dan testimonio, cada una a su manera, de ese deseo de simplificación y autenticidad (que también comparte Picasso) y que inaugura, en palabras de Derain, “una nueva inteligencia de las formas”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

arriba

 

a vista ampliada general

 














artista sala_a Cézanne y Renoir Fotografías Lo primitivo en el arte Admiración y rivalidad: Matisse Surrealismos La amistad Los maestros modernos Los maestros de la realidad vuelve al mapa grande